¿DONDE ESTA LA POBREZA?

    Como decir que si la situación está mal todavía se va a poner peor sin que esto despierte temor e inquietud en las personas, sin llegar a extremos apocalípticos  de que se rompió el séptimo sello o que los jinetes están ensillando sus corceles ante una realidad incierta, en términos generales la mayoría de los países de la región no la estamos pasando nada bien.

    Mientras desde hace décadas nos invitaron a ser parte de lo globalización para que nuestros productos pudieran entrar al mundo tuvimos que abrir nuestras fronteras para que los productos de los demás nos llegaran, lo que ayer era el lujo de adquirir un producto importado hoy es algo cotidiano, inclusive en ocasiones sale más económico un producto importado que uno nacional y cuando preguntamos porque algún funcionario nos dice que nuestros productos no son competitivos, que nuestra mano de obra es cara, que son las reglas del libre mercado.

    Mientras esto pasa nuestros productores se desalientan y dejan de producir, los gobiernos estructuran planes de apoyo al sector de los cuales gracias a un extenso sistema burocrático solo le llega, en el mejor de los casos, un porcentaje mínimo al productor y a las familias que viven de esa actividad.

    Claro que esos planes fueron tropicalizados y son parte de sistema de corrupción tanto del lado gubernamental como de líderes populares, empresarios y cuanto oportunista se pueda colgar de ello.

    man sitting on stool cleaning shoes at the alley
    Photo by Ban Yido / Unsplash

    Pero volviendo al  tema de nuestra realidad, hoy uno de los titulares de este juego de la globalización se enojó porque su equipo va perdiendo, agarro el balón y se niega a seguir jugando si las reglas no cambian, le declara una guerra económica a los otros competidores sin importarle las consecuencias de sus actos arrastre al resto de los jugadores.

    No hace falta decir de quien se está hablando ¿verdad? Todo esto con el fin de que las industrias regresen a su país para producir ahora si en casa los productos que el mundo no necesita generando las fuentes de empleo y volver hacer grande a su nación.

    ¡¡¡ Bravo!!!, aplausos y victorias, vamos a ser felices de nuevo, creo que se nos olvida algo, los estadounidenses realmente  ¿quieren volver a ser obreros?, o ante la falta de mano de obra nuevamente la necesitada se acudirá nuevamente a los ilegales para que hagan el trabajo que ellos no quieren hace y tener a quien culpar de sus males.

    Es un problema de ellos y como diría la abuelita que con su chocolate se lo coman, los que debemos plantearnos vivimos debajo de la frontera es que vamos hacer, dar continuidad a la serie de decisiones que nos tienen privados de un futuro, repetir recetas del pasado que no sirvieron, copiar el modelo de otro a ver si la adaptación nos da resultado.

    Lo que es un hecho es que a lo largo del tiempo no aprendemos, hemos sido lo suficientemente perezosos y apáticos de no diseñar un modelo que se ajuste a nuestras realidades, no podemos vivir como ricos si no tenemos el dinero, no podemos aspirar a tener algo mejor si no estamos dispuestos a pagar el precio, que nada perturbe nuestro circulo de confort esa es la regla, la ley del menor esfuerzo.

    Podemos criticar hasta el cansancio el imperialismo, el socialismo, el populismo, ¿y luego?, nuestras realidades siguen siendo las mismas, no somos capaces de ponernos de acuerdo para aprender a vivir como sociedad, ahí radica nuestra pobreza, en no saber,  en no querer asumir el papel que realmente nos corresponde, para ello debemos empezar de cero y ser capaces de aceptar que uno puede estar equivocado.  

    Carlos Migliavacca

    Carlos Migliavacca

    Leer mas notas de este autor.

    Planeta Tierra, Vía Láctea. http://6con50.com