PERO...

    Tres de las mayores religiones del mundo actual se basan en la creencia en un mismo Dios, ya sea Jehová, Alá, Yahveh, por él se vive, por él se muere, él es el que todo nos da y el que todo nos quita, es en su nombre por el que se hicieron y se hacen guerras, es por ese mismo Dios que los hombres se matan entre ellos.Sin querer ser simplista y mucho menos ofender a nadie, si lo vemos desde una perspectiva contemporánea, es como si todos le fuéramos al mismo equipo deportivo pero nuestra opinión varía de acuerdo al canal por el cual vemos la gesta deportiva.Lo mismo pasa con la política, nos enseñaron que la democracia viene de los antiguos griegos, que es un sistema político que defiende la soberanía del pueblo y el derecho del pueblo a elegir y controlar a sus gobernantes.Valga la similitud, hoy somos testigos de la deformación de este concepto, funcionarios corruptos e inescrupulosos se ponen a las órdenes de los terroristas financieros mientras millones de personas deben de aceptar como realidad que la pobreza y la marginación son parte de su vida cotidiana.Leí hace poco una frase que me quedó grabada y que se ajusta perfectamente a estos tiempos, donde la democracia es un sistema de gobierno que honra la igualdad y se somete a la ley y a la justicia.Los acontecimientos que hoy vemos en todas las naciones, en especial las de latinoamericanas no son por falta de leyes sino por la aplicación de las mismas o por la interpretación que la autoridad haga de ella.El que un funcionario, un ministro o un presidente sea imputado por actos de corrupción claro que es una vergüenza ante el mundo de esa nación pero mayor vergüenza es que el delito quede impune. Son ciento de miles o millones de personas las afectadas de una forma u otra por ese tipo de actuación; se supone que quienes son responsables de la administración de una nación lo van hacer con los mejores hombres y mujeres y que si así no lo hiciere, la patria lo demande, así versa en la constitución de todas las naciones.¿Qué vemos hoy? Las leyes se interpretan de acuerdo a la conveniencia. ya sea de la autoridad o de determinado grupo político o económico, mega fortunas inexplicables, acuerdos comerciales a los cuales no se tiene acceso por ser considerados estratégicos, beneficios, condonaciones de impuestos, otorgamiento de contratos sin licitación y mucho menos sin una explicación.Quien lea esto ya sea en Argentina, Perú, México o cualquier otra nación de la región: este fenómeno, si podemos definirlo así, es parte de un día a día, querer buscar una forma de solucionar o evitar que se siga repitiendo es muy sencillo, la aplicación irrestricta de la ley, en tiempo y forma.Pero, siempre hay algún pero, así como en un principio mencioné a Dios, quienes nos tomamos el tiempo de leer a la biblia, ya sea el nuevo testamento, el antiguo, el Corán o el Tora, ahí no hay “pero”, no dice, por ejemplo, no robarás pero…. o no levantarás falso testimonio pero... De la misma forma, las constituciones de las distintas naciones no dicen “Si así no lo hiciere, que la patria lo demande, pero… No se trata de querer implantar la ley del talión, pero si establecimos reglas, estas se deben de aplicar para todos por igual, la mayor desigualdad en una sociedad no se basa en la repartición de la riqueza sino en la aplicación igualitaria de las leyes.

    Carlos Migliavacca

    Carlos Migliavacca

    Leer mas notas de este autor.

    Planeta Tierra, Vía Láctea. http://6con50.com